Narrador De TUDN Se Disculpa Por Comentario Racista Hacia William Tesillo

El fútbol mexicano hoy está en una dura batalla contra la discriminación. La lucha más mediática es el intento por erradicar el homófobo "¡eh, puto!" de sus estadios y por el que la FIFA tantas multas le ha cursado. Sin embargo, no es la única pelea. El sexismo y el racismo son otros temas que se deben atender y no solo a nivel de aficionados, sino que también entre los medios de comunicación y hasta los mismos jugadores.

En ese contexto, uno de los últimos ejemplos para la galería de los horrores ocurrió en el último partido entre Tigres y León, donde Raúl Pérez, un narrador para la transmisión de TUDN México, deslizó un lamentable comentario racista hacia el defensor William Tesillo.

Comentario racista de Raúl Pérez

En medio de la resistencia que planteaba León, Tesillo se erigía como una de las grandes figuras del partido, bloqueando varios remates de Tigres. Tantos que Pérez, tratando de ser original y ocurrente, hizo un innecesario comentario sobre el color de piel del futbolista. "¡Apareció William Tesillo! Los moretones no se le van a ver, pero tiene muchísimos".

¡Ay!

Primero hay que decir que no hay tintes xenófobos en las palabras de Pérez, que parece claro que no hay mala intención. Sin embargo, si se quiere combatir la discriminación de manera efectiva, este tipo de comentarios deben ser señalados y condenados. Basta de ocultarlos bajo el saco de la picardía o el humor. Este tipo de frases no es defendible bajo ningún punto de vista y menos se puede pretender pedirle al afectado que no se tome el comentario en serio, como más de alguno ha sugerido en redes sociales.

El mismo Pérez admitió que su comentario fue desafortunado. "A William Tesillo, a su familia, a sus compañeros de equipo y a todas las personas que pude haber ofendido con un comentario durante la transmisión de ayer, les ofrezco una disculpa", señaló el comunicador en una carta abierta en redes sociales. Y luego añadió: "Lo que expresé no tenía la intención con la que fue interpretado. Reconozco mi descuido y reitero mi más sentida disculpa". 

Honestamente, la disculpa pudo ser mejor, más elocuente al reconocer el error, porque "a todas las personas que pude haber ofendido" y "mi descuido" como que amortiguan un poco lo dicho durante la transmisión. Ojalá, lo haya llamado también personalmente para darle sus explicaciones.

Pero bueno, al final del día el acto de arrepentimiento está ahí y ese es el primer paso de un proceso de aprendizaje para todos y que no debe bajar la guardia.