La Alegría Del Pulga Rodríguez Y Las Lágrimas De Un Abuelo De 91 Años: El Título De Colón Es Pura Emoción

El equipo argentino obtuvo el primer campeonato de su historia.

Por primera vez en 116 años de vida, Colón de Santa Fe logró coronarse campeón del fútbol argentino. Lo hizo derrotando a Racing Club por 3-0 en la final de la Copa de La Liga y, al mismo tiempo, creando imágenes de la más pura emoción. Desde la alegría infinita del genio del pueblo, Luis “Pulga” Rodríguez, al llanto de felicidad de un abuelo de 91 años que nunca pensó ver al equipo de sus amores dando la vuelta olímpica.

Pese a su larga historia, Colón empezó a colarse en la primera división argentina recién en 1965. Desde ahí subió y bajó varias veces, logrando tres subcampeonatos nacionales: 1997, 2000 y 2011. Los últimos tres años, sin embargo, han sido los más exitosos. En 2019, por ejemplo, llegaron a la final de la Copa Sudamericana ante Independiente del Valle. Y si bien perdieron, el sabalero dejó un recuerdo imborrable, en gran parte gracias al show musical que acompañó al partido, a cargo de la banda Las Palmeras.

Si no te emociona o no se te paran los pelos, anda a ver la Champions League.

Fue un golpe duro perder esa final, pero dos años después habría revancha. Y la emoción, incluso sin ser de Colón, vuelve a aflorar.

El campeón del pueblo, Luis Pulga Rodríguez

En el campo, uno de los grandes artífices del título fue Luis Miguel Rodríguez, el Pulga. Un jugador de 36 años que nunca había sido campeón de primera división y que todos, sin importar la camiseta, adoran por su sencillez, su humildad y su surreal talento con el balón. Sus goles, ¡ufff! Penales con saltitos, vaselinas y una facilidad fuera de lo normal para colgarla en un ángulo.

Es muy probable que, fuera de Argentina, no muchos conozcan al Pulga Rodríguez, un jugador que incluso enamoró a Diego Armando Maradona. Pero hay razones.

Cuando tenía 14 años, el nacido en Simoca, Tucumán, se probó en Real Madrid y también jugó en las divisiones inferiores del Inter de Milán. No obstante, la avaricia de representantes terminaron con él y un par de amigos botados en un McDonald’s de Rumanía, sin dinero para nada, a los 16 años.

Pudo volver a Argentina, donde trabajó como albañil y jugó por varios equipos de las divisiones regionales. Por ejemplo, estuvo en Racing Córdoba, pero decidió volver a Tucumán porque echaba de menos a su familia.

A los 20 años se sumó a Atlético Tucumán, donde inició un camino largo antes de brillar en los escenarios grandes. Fue campeón en el Argentino A (tercera división) en 2008 y en el Nacional B (segunda) en 2009, logrando el ascenso a Primera.

Su talento no pasó inadvertido y Diego Armando Maradona lo citó a los entrenamientos de la selección de Argentina que se preparaba para el Mundial de Sudáfrica 2010. No pasó el corte, pero la experiencia fue única.

El Pulga Rodríguez era la estrella del Atlético Tucumán hasta que Colón de Santa Fe dio el golpe y se lo llevó en 2018. Luego la final de la Sudamericana y el título de hace un par de días y que celebró dando palabras llenas de sabiduría: “La gloria no se compra. No hay plata que compre esta felicidad”, dijo.

¿Por qué nunca salió de Argentina? Él sabe que no se cuidó, que los asaditos eran tentadores, pero sobre todo por estar cerca de su familia en Simoca. De hecho, en medio de los festejos lo único que quería era viajar de vuelta a casa para estar con los suyos.

¡Cómo no quererlo!

Abuelo llorando por título de Colón

Pero la alegría del Pulga no es la única que emociona. En redes sociales también aparecieron una serie de video de abuelos llorando por ver a Colón por primera vez campeón. 

El mejor de todos, sin dudas, el de este señor de 91 años, rodeados por hijas y nietas, sin poder creer que el Colón de su vida estaba dando la vuelta olímpica.

No estoy llorando, tú estás llorando.

Ojalá pudiéramos ver imágenes así más seguido.  Y no es por poner presión, pero Gimnasia y Esgrima La Plata, es tu turno: 133 años sin títulos ya viene siendo demasiado.

Videos you might like