Chelsea Le Da Un Baile Al Real Madrid, Pero Es La Risa De Hazard La Que Indigna A Los Merengues

Habrá final inglesa en la Champions League.

“Deberíamos haber marcado cinco goles”. La frase es de Mason Mount y más o menos refleja el baile que el Chelsea le dio al Real Madrid y que le permite al equipo inglés avanzar a la final de la Champions League.

La imagen merengue sobre Stamford Bridge seguro que intranquiliza a la afición del equipo español. Sin embargo, hay otra que indigna: Eden Hazard, hoy defendiendo los colores del Real Madrid, muerto de la risa con sus ex compañeros del Chelsea, tras el pitazo final.

El enojo, obviamente, es exagerado. Que no es el futuro del planeta el que está en juego. Pero entre los códigos absurdos y no escritos del fútbol es un no-no. Después de perder un partido importante, un jugador debe agachar la cabeza, irse a los vestuarios y hundirse en los abismos de la desesperanza.

Hazard no lo hizo y las ruedas de la inquisición están en marcha, a través de los brazos armados del madridismo: As, Marca, El Chiringuito… El coro del aficionado termo: “¡Lárgate ya!”

Embed from Getty Images

Resumen Chelsea vs Real Madrid

Hazard, por cierto, fue titular en un partido que desde el minuto uno estuvo en control de Chelsea. Culparlo de todos los males sería injusto.

La primera estocada vino en la cabeza de Timo Werner. Sí, Timo, el hombre que andaba peleado con el gol, el hombre que es piñata semana a semana por perderse oportunidades increíbles, el hombre que es trolleado gratuitamente por la esposa de Thiago Silva, un compañero de equipo.

Después de todo había una fórmula: estar a dos metros del arco y cabecear una pelota que había rebotado en el horizontal y sin arquero sobre la línea de cal.

La anotación del Chelsea ocurrió a los 28 minutos y Real Madrid amagó una reacción. Karim Benzema tuvo una clarísima, pero Edouard Mendy reaccionó de manera excepcional, confirmando que pelea el título de mejor arquero de la temporada 2020-21.

Tras eso el Real Madrid no probó mucho los guantes y Chelsea fue en realidad el equipo que estuvo más cerca de anotar. De hecho, en un momento lo de los Blues parecía despilfarro.

Kai Havertz, N’Golo Kanté y Mason Mount tuvieron más de alguna que se fue tras la línea de fondo o encontró la sólida respuesta de Thibaut Courtois. 

Finalmente, a los 85 minutos, un desborde de Christian Pulisic localizó el pie de Mount, quien selló la serie y puso a Chelsea en la final de la Champions League por primera vez en los últimos nueve años. 

Al frente tendrá a Manchester City, en una final completamente inglesa. Se supone que el duelo será en el Estadio Ataturk de Turquía, el próximo 29 de mayo, sin embargo ya hay voces que -por la pandemia- piden que el juego sea trasladado a suelo inglés.

Videos you might like