¡Aaaaw! El Campeón Messi Se Reencuentra Con Antonela, El Amor De Su Vida, 40 Días Después

Los festejos íntimos de los argentinos tras el título de la Copa América.

Argentina está de regreso a casa, con el trofeo de la Copa América en el equipaje. Después de más de 40 días de concentración, lo primero que hicieron los jugadores de la Albiceleste fue reencontrarse con sus familias. La reunión más mediática, obviamente, se produjo en Rosario, donde Antonela Roccuzzo saltó para abrazar y besar al héroe de esta gesta, su esposo, Lionel Messi.

El amor, el amor.

La pareja se conoce desde que tenían 8 o 9 años y ha sido inseparable desde entonces. Su lazo es tan fuerte que hasta Bad Bunny les dedica un verso en una de sus canciones: "Otro gol de Messi, tú eres mi Antonela".

El festejo íntimo de Messi, por cierto, comenzó en la misma cancha del Estadio Maracaná, donde vencieron a Brasil. Luego de ser abrazado y lanzado al aire por sus compañeros, el capitán argentino encontró un momento de tranquilidad para llamar a Antonela.

Embed from Getty Images

Antonela también compartió un video de sus tres hijos con Messi, Thiago, Ciro y Mateo, que es una sobredosis de ternura. En una historia en Instagram, también escribió "Tu felicidad es la mía. ¡Vamooooos mi amor!".

Después de aterrizar en Buenos Aires, Messi tomó su avión privado para viajar a Rosario junto a sus compañeros Giovanni Lo Celso y Ángel di María. Luego del abrazo con Antonela, fue a la casa de sus suegros y abrazó a los tres pequeños.

Messi hasta se dio el tiempo de salir de la casa para saludar a los vecinos, quienes lo alentaban y le agradecían por acabar la sequía de títulos de la selección adulta de Argentina, que no ganaba títulos desde la Copa América de 1993.

"Es una locura, es inexplicable la felicidad que siento. Me ha tocado irme triste, pero sabía que en algún momento se iba a dar", afirmó Messi luego de levantar el trofeo. "Necesitaba sacarme la espina de ganar algo con la selección", añadió.

Messi, por cierto, no fue el único con un reencuentro emotivo. El abrazo de Leandro Paredes con sus hijos es para secarse los ojos con un pañuelito. No porque esté llorando, sino que porque me entró una basurita en el ojo.

Para Lucas Martínez Quarta y el arquero Emiliano Martínez, en tanto, llegar a casa significó conocer a sus respectivos nuevos retoños, quienes nacieron durante el torneo.

Videos you might like