Se Acabó La Maldición: 23 Años, 5 Meses Y 23 Días Después, Cruz Azul Vuelve A Ser Campeón

La Máquina sufrió, pero no la cruzazuleó.

El maleficio se terminó. No más burlas, no más memes. Cruz Azul superó todos sus fantasmas y 23 años, 5 meses y 23 días después volvió a ser campeón del fútbol mexicano.

Santos Laguna hizo sufrir a La Máquina, pero al final el Estadio Azteca fue testigo de un momento histórico para el club celeste. El logro fue comandado por el técnico peruano Juan Reynoso, quien coincidentemente había sido capitán del Cruz Azul en 1997, la última vez que el equipo había levantado el trofeo.

La fiesta cementera comenzó con el viaje del plantel desde el hotel de concentración al Azteca. Miles de personas siguieron el bus del club, alentando a los jugadores.

Resumen Cruz Azul Campeón vs Santos Laguna

La ventaja lograda en la ida (0-1) daba un poco de respiro, pero una vez iniciado el encuentro Santos Laguna mostró que no le regalaría nada a Cruz Azul. De hecho, en los primeros 20 minutos, los guerreros no le prestaron el balón a los cementeros. La posesión era de 73-27 por ciento, en favor de los visitantes.

De todos modos, la primera jugada de riesgo la provocó el Cruz Azul, con un cabezazo de Juan Escobar que Carlos Acevedo repelió de manera plástica.

La dosis de sufrimiento llegaría a los 37 minutos, a través del chileno Diego Valdés. El volante ofensivo armó una jugada por el centro del campo, la peleó y se hizo un espacio para rematar de derecha, su pierna menos hábil, y perforar el arco celeste. Un misil que se clavó como estaca en el corazón cruzazulino.

25 mil almas en silencio sepulcral. 

La idea de que el equipo se caía, que el fantasma de la cruzazuleada volvía, pasaba del murmullo a una realidad incómoda y vociferante. Sin embargo, dentro del campo, los jugadores no se veían abatidos. Incluso, casi logran el empate antes del descanso.

La buena noticia para el Cruz Azul es que en la segunda mitad, antes de que la desesperación golpeara, llegó la igualdad.

A los 51', en una jugada al borde del off-side, Jonathan Rodríguez, un ex Santos Laguna, abrió las avenidas de la alegría con un derechazo imposible para Acevedo.

El ¡Azul, azul! se multiplicaba en las tribunas, pero también había un toque de nerviosismo. Cruz Azul trataba de ponerle hielo al partido, pero Santos empujaba y hacía temblar las piernas.

La tensión estaba a tope y todo estuvo a punto de terminar en batalla campal, en un encontrón entre Dória y Santi Giménez.

Sin embargo, los segundos pasaron, sonó el pitazo final y Cruz Azul se fue a celebrar la novena corona de su historia.

Ahora, Cruz Azul debe ir por la Liga de Campeones de la Concacaf y sellar el doblete.

Videos you might like