Lágrimas De GOAT: Messi Se Emociona Tras Superar Récord De Goles De Pelé Con Un Glorioso Hat Trick

El primero fue una obra de arte.

Momentos mágicos se vivieron esta noche en el Monumental de Buenos Aires, luego de que Argentina venciera a Bolivia por 3-0. El partido era válido por las eliminatorias mundialistas, pero terminó siendo un festejo de la Copa América obtenida hace un par de meses, junto al público local, el cual regresaba por primera vez a los estadios desde el inicio de la pandemia del coronavirus. ¿La guinda de la torta? Lionel Messi, el capitán, marcó las tres conquistas y sobrepasó a Pelé como máximo goleador en la historia de las clasificatorias sudamericanas.

Messi ahora tiene 79 anotaciones, mientras que el registro de Pelé -conseguido hace 50 años- se queda en 77.

Récord de goles internacionales de Messi | Eliminatorias Sudamericanas

La performance de Messi fue excepcional.

Cierto, muchos dirán que fue ante Bolivia, acaso la selección más débil del continente, sin embargo, también se sabe que en el camino a los mundiales en Sudamérica no hay equipo fácil.

Como sea, el show del hoy jugador del PSG comenzó cuando el reloj aún no marcaba los 15 minutos: Messi recibió un balón en tres cuartos de cancha totalmente de espaldas al arco, pero con su extraña velocidad e inteligencia, en el mismo giro para enfrentar la portería le hizo un túnel a Luis Haquín y sacó un zurdazo extraterrestre para colgarla arriba, al ángulo derecho de Carlos Tampe.

Para ponerle play una y otra vez.

Con ese tanto, Messi igualaba a Pelé. En el segundo tiempo, en tanto, vendría la fuga. 

El 2-0 vendría en una especie de pinball controlado por maestros de habilidades divinas, con toques de primera, aceleraciones en el momento justo y una exquisita doble pared con Lautaro Martínez.

El rostro de "¡por favor, piedad!" de los defensores bolivianos desparramados en el suelo resume completamente el nivel de genialidad y magia desplegado en ese momento por la selección argentina.

Finalmente, el tercero fue un ejemplo de que Messi a veces también tiene el instinto de un 9 asesino, el olfato de estar en el lugar y el momento adecuado para solo empujarla. En esta ocasión, aprovechando un rebote de Tampe, tras un disparo de Leandro Paredes, a dos minutos del final del tiempo reglamentario.

¡79! y bye-bye Pelé.

Luego, el llanto. Para levantar la Copa América y en su comparecencia ante la prensa. "Poder estar aquí festejando es increíble. Están mi mamá, mis hermanos en la tribuna. He sufrido mucho también y estoy muy feliz", dijo entre sollozos.

Videos you might like