Jugador Brasileño Enfrenta Cargos Por Tentativa De Homicidio, Luego De Brutal Agresión A Un Árbitro

El golpe dejó inconsciente al silbante. Afortunadamente, ya se recupera.

En muchas ocasiones, ser árbitro puede convertirse en una experiencia muy poco grata. Es un trabajo de alta presión y que recibe crítica constante y en tiempo real. Desde los aficionados en las tribunas, los comentaristas en sus casetas de transmisión y también los propios jugadores.

El abuso verbal es la principal manifestación del problema, pero también hay ocasiones en que la siempre injustificada violencia pasa al plano físico, dejando imágenes realmente brutales, tal como las vistas esta semana en la segunda división del Campeonato Gaúcho, durante el partido que enfrentaba a Clube Guarani y Sport Club São Paulo. La secuencia dejó a un referí inconsciente y un jugador arrestado con cargos de "tentativa de homicidio".

Agresión a árbitro en Brasil

Minutos después de que el Clube Guaraní se adelantara en el marcador, el jugador del Sport Club São Paulo, William Ribeiro, perdió los papeles ante un cobro del silbante Rodrigo Crivellaro.

La rabia del jugador era tan roja como el color de su cabello, al punto que empujó al árbitro al piso y luego decidió una brutal patada en la cabeza. Tan fuerte que Crivellaro quedó inconsciente.

*** Advertimos que las imágenes son violetas. Ver con discreción ***

Mientras Ribeiro intentaba golpear a más gente, el resto de los jugadores llamaron rápidamente a los servicios médicos para atender al referí. Después de unos minutos, el árbitro recuperó la conciencia, pero debió ser llevado al Hospital São Sebastião Mártir.

Horas después, Luciano Hocsman, presidente de la Federación Gaúcha de Fútbol afirmó que el juez se recuperaba satisfactoriamente. "Hablé con el árbitro Rodrigo Crivellaro, quien fue cobardemente atacado por un jugador paulista, en el partido contra Guaraní. Está siendo medicado en el Hospital y se está recuperando felizmente. El FGF está brindando toda la asistencia necesaria y dependerá del Tribunal de Justicia Deportivo evaluar el episodio", afirmó.

Ribeiro, el agresor, fue detenido en el mismo estadio por miembros de la Policía Militar y trasladado a una comisaría cercana, donde se llenó una causa por "tentativa de homicidio", cuya pena máxima puede ser de hasta 30 años de cárcel.

Lamentablemente, el comportamiento del jugador no es un accidente. Quienes lo conocen recuerdan otra agresión a un árbitro en su época juvenil e incluso una pelea con el padre de un rival. Por si no fuera poco, también tiene tres antecedentes policiales relacionados con agresiones físicas.

Sport Club São Paulo -que celebraba anoche 113 años de vida- condenó los actos de violencia del futbolista como "una de las noches más tristes de su historia" y decidió acabar con su contrato de manera inmediata.

Videos you might like