Monterrey Convirtió A La Máquina En Chatarra Y Definirá El Título De La Concachampions Ante El América

Post no apto para fans del Cruz Azul.

Cuando un equipo es campeón, sus aficionados no quieren despertar. El sabor del triunfo y la sensación de ser invencibles son adictivos y difícil de abandonar. Todos sabemos, sin embargo, que algún día la realidad volverá a morder.

En el universo del Cruz Azul, actual monarca de la Liga MX, esa mordida ocurrió ante el Monterrey, en las semifinales de la Champions League de la Concacaf. Y ¡ouch!, qué dolorosa fue.

Rayados había vencido estrechamente en el duelo de ida por 1-0, pero Cruz Azul confiaba en que era un resultado que podía revertirse en el Estadio Azteca, jugando de local. Incluso sin Jonathan Rodríguez, su talismán y goleador, quien quedó fuera del partido por una lesión de última hora.

Con lo que no contaba Juan Reynoso, DT cementero, era que Monterrey jugaría uno de sus mejores partidos en la era del Vasco Aguirre. 

Rayados simplemente destruyó a La Máquina, la dejó reducida a chatarra con un 4-1 incontestable, pese a toda la polémica generada por el tercer gol visitante.

Resumen Cruz Azul vs Monterrey | Concacaf Champions League

El paseo de Monterrey en el Azteca comenzó temprano, cuando apenas se disputaban los siete minutos, con una jugada tejida por la izquierda, pero que fue recorriendo en área de Cruz Azul de lado a lado hasta llegar a Maxi Meza. El argentino, que había anotado el único gol de la ida, finiquitó sin marca para abrir la cuenta. 

La conquista era de oro para Rayados, ya que obligaba a Cruz Azul a marcar tres goles para ir a la final.

Orbelín Pineda, por un momento, avivó el fuego de la esperanza, al convertir a través de un balón detenido. El jugador remató desde fuera del área y ayudado por un roce leve en las piernas de Arturo González logró vencer a Esteban Andrada y poner el 1-1 parcial en el minuto diez.

Sería el último acto de resistencia de La Máquina. A partir de entonces, todo sería para Rayados.

A los 17', Duván Vergara recibió un balón por la izquierda, creó espacio ante su marcador, José Ignacio Rivero, y sacó un latigazo cruzado imposible para Sebastián Jurado. El arquero de La Máquina se esforzó con un bello vuelo, pero al final solo sirvió para halagar aún más el golazo del jugador colombiano.

La ventaja Rayada aumentaría aún más a los 24', en la jugada polémica de la noche: un pase filtrado a Vergara, que estaba offside, fue despejado por Rivero y llegó a los pies de Rogelio Funes Mori, quien la mandó de primera al fondo de la red

Vergara estaba claramente en posición fuera de lugar y en un principio el gol fue anulado. Sin embargo, tras la intervención del VAR se determinó que nunca tocó el balón y fue Rivero -un jugador contrario- quien terminaría habilitando a Funes Mori. ¿Qué dice el reglamento FIFA?

“Un jugador en posición fuera de juego será sancionado solamente si en el momento en que el balón toca o es jugado por uno de sus compañeros, se encuentra, a juicio del árbitro, implicado en el juego activo:

  • interfiriendo en el juego o
  • interfiriendo a un adversario o 
  • ganando ventaja de dicha posición"

El punto "interfiriendo a un adversario" es el que está abierto a debate. Según los colegiados del partido esa interferencia no existió, pero hubo otros expertos como el mundialista Felipe Ramos Rizo que criticó duramente la decisión, señalando que "el jugador de Monterrey interfiere en la jugada, por eso la barrida del jugador de CA"

Como sea, Cruz Azul no jugaba bien ni tenía argumentos futbolísticos como para insinuar que el partido lo perdieron por esa decisión. El equipo estaba desarmado, partido y sin chispa. Tanto que apenas reiniciado el complemento, Rogelio Funes Mori volvió a mojar.

No sé ustedes, pero a este muchacho debieran nacionalizarlo y llamarlo al Tri, ¿no creen?

Bromas aparte, el partido se terminó ahí. Monterrey puso el freno de mano, cuidando recursos para el clásico regio ante Tigres, este fin de semana, mientras que los aficionados del Cruz Azul obligaron a la suspensión temporal del partido al traer de vuelta el homófobo "¡eeeeh, puto!".

Monterrey ahora enfrentará a América en la final del torneo, en el estadio BBVA y en un día aún por definir. Puede ser el 26, el 27 o el 28 de octubre.

Videos you might like