UEFA Investiga A Fans Húngaros Por Gritos Homófobos Hacia Cristiano Y Racismo Contra Mbappé

Lamentablemente, el tiempo de reflexión que nos dio la pandemia no curó la intolerancia.

El Arena Púskas ha propiciado la atmósfera más efervescente en la fase de grupos de la Euro. Sin restricciones de público, los partidos de Hungría han tenido en las tribunas a 60 mil fans, generando un efecto visual colorido y llamativo. Sin embargo, con el pasar de los días, también ha quedado en evidencia un lado bastante oscuro: la intolerancia de un grupo importante de aficionados. La UEFA, de hecho, acaba de informar que abrió una investigación para determinar si existieron "incidentes potencialmente discriminatorios" en los duelos en que los magiares enfrentaron a Francia y Portugal.

Según el diario neerlandés De Telegraaf, en el duelo entre Hungría y Francia fue común escuchar "sonidos de mono" cada vez que Mbappé tomaba el balón. En la información también se señala que hubo ataques contra Karim Benzema.

Embed from Getty Images

Esto se suma a las acusaciones de medios portugueses sobre el hostigamiento sufrido por Cristiano Ronaldo, en el duelo entre Hungría y Portugal, a quien le gritaron "homosexual" en reiteradas ocasiones.

Ese mismo día, el grupo antidiscriminación FARE ya había enviado a la UEFA un reporte al ver lienzos y banderas homófobas en las tribunas del recinto.

Lamentablemente, la conducta de los aficionados húngaros no es nueva. Ya antes del inicio de la Euro, hicieron noticia por abuchear en un amistoso a los jugadores de Irlanda, quienes se arrodillaron como una forma de expresar apoyo a campañas de antidiscriminación y Black Lives Matter.

Embed from Getty Images

La situación política de Hungría tampoco ayuda. Esta semana, el gobierno ultraderechista de Viktor Orban pasó una ley que prohíbe cualquier tipo de información pública sobre la homosexualidad y el cambio de género en menores de 18 años.

Sectores más liberales de la sociedad han salido a protestar a las calles por este golpe contra la igualdad y su reclamo incluso ha traspasado fronteras. En su último partido en la fase de grupos de la Euro, Hungría debe enfrentar a Alemana en el Allianz Arena, en Munich, y ahí el alcalde de la ciudad está pidiendo iluminar el estadio con los colores de la comunidad LGBTQ+ como una forma de expresar solidaridad a todos quienes hoy se están sintiendo discriminados.

Embed from Getty Images

"Para el partido entre Alemania y Hungría, el consejo desea enviar un mensaje visible de solidaridad a la comunidad LGBT en Hungría y que sufre con la reciente legislación de su gobierno", señaló el edil, Dieter Reiter.