Así De Feos Le Quedaron Los Dientes A Gianluca Lapadula Tras El Perú - Venezuela

Tomás Rincón estuvo a punto de borrarle la sonrisa.

Los partidos de clasificación para el Mundial de Qatar 2022 en Sudamérica se han visto sacudidos en las últimas horas por varios episodios que han catapultado los encuentros a los titulares del mundo. 

Por un lado, el lío creado en el superclásico entre Brasil y Argentina con la suspensión del partido a los 7 minutos, y por otro lado los partidos que casi se convierten en un ring, como el Perú-Venezuela. En este último caso, fue Gianluca Lapadula quien se llevó la peor parte, en una jugada en que casi pierde los dientes.

El partido lo ganó Perú gracias al decisivo gol de Christian Cueva, antes y después de dos infracciones imprudentes del capitán de Venezuela, Tomás Rincón, quien en un transcurso de 10 minutos se fue a la ducha por una más que merecida doble amarilla, obligando a su equipo a jugar gran parte del partido en inferioridad numérica y sin poder recuperarse. 

El capitán de la selección venezolana fue sin dudas uno de los jugadores más agresivos del partido, ya que además de ser expulsado, también fue responsable del golpe que casi le borra la sonrisa a Lapadula. 

Los dientes movidos de Gianluca Lapadula

Los efectos del juego brusco de Rincón sobre Lapadula los vimos después del partido, cuando el propio Bambino de los Andes publicó en sus redes sociales una imagen en la que se mostraba feliz y sonriendo por una victoria fundamental de su selección.

Dicha sonrisa exhibía el impacto del golpe, con varios dientes chuecos. Lapadula de hecho tuvo que quitarse el protector facial que llevaba para poder escupir la sangre que contenía.

La falta fue percibida por el árbitro ecuatoriano Luis Quiroz, quien solo le sacó tarjeta amarilla al futbolista venezolano.

Para suerte de Perú, el fuerte golpe solo quedó en eso. El delantero peruano salió por unos segundos del campo para ser atendido. Luego se reincorporó partido, que terminó con alegrías para los peruanos, a pesar de no poder dominar el partido, jugando su rival con uno menos durante todo el segundo tiempo.

Videos you might like